domingo, 13 de diciembre de 2009

Amaneceres y mañanas junto al el mar

He caído en la cuenta de que en todo el tiempo que llevo viviendo en Mojacar he visto muy pocos amaneceres, en parte por mi trabajo, me voy a la cama muy tarde, en parte por mi pereza, hace tiempo que me quedo en la cama si no tengo nada que hacer, perdiendo la mitad del día porque no encuentro una razón para salir de casa hasta que no llega la hora del trabajo


Hace unos días he regresado de vacaciones, y en los preparativos de la apertura, (no sé si os he contado que tengo un restaurante), algún día he madrugado un poco, y de repente me he encontrado con estas vistas que tenia olvidadas
Y es que cuando vives en un sitio donde todos los días ves lo mismo, dejas de mirar esas cosas tan hermosas, que por repetirse todos los días no dejan de serlo.

5 comentarios:

Begoña dijo...

Suele pasar que no damos importancia a lo cotidiano, a lo que tenemos día a día.
Eres afortunada de poder disfrutar de este entorno paradisíaco.
Mucha suerte con esa apertura del restaurante.

Besos

carmen dijo...

Recuerdo perfectamente la última vez que vi salir al sol sobre el mar, en la playa de Macenas, en el maravilloso levante almeriense. El x3 quedó aparcado dirección este, la noche anterior, oíamos batir las olas muy cerca, pero estabamos en una zona segura. Alex y yo, metidos en los sacos de dormir, pasamos la noche en el coche.

Cuando las primeras luces del alba llegaron, sólo tuve que pasar la mano por la luna condensada de vaho y ... el milagro: un sol naciente tan hermoso como el que tú muestras.

Ver la salida del sol en Cabo de Gata y la puesta en las playas atlánticas del Palmar en Cádiz, es un espectáculo que crea aficción.
Me gustan mucho estos amaneceres y mañanas, respiran paz y sosiego, porque eso es lo que transmiten tus fotos (la nº 3 me encanta, verde-mar-cielo).

Buen trabajo, Maria!
Un placer visitar tu "encontrar el camino".

Kisses!

carmen dijo...

Hola Maria! Se frenó la producción de post... bueno, te comento algo sobre el "verde" de la foto nº 3:

Ese arbusto raro, pinchudo e intrincado de la parte derecha de la imagen es un AZUFAIFO (Ziziphus lotus). Se llama Ziziphus a este género por el carácter zigzagueante de sus ramas.

Tiene un porte semiesférico
y es un endemismo iberoafricano de la Región Mediterránea. Lo encontramos en el sudeste español (Almería y Murcia) y en el norte de África.

Un descubrimiento que no podia dejar de comentar... al ampliar la foto me encontré con esta curiosa planta autóctona de donde ahora habitas.

Kisses!

Franziska dijo...

Veo que me he perdido alguna de tus entradas en estos días que he dejado de visitar a los amigos.

Es una maravilla estar en la playa, precisamente, cuando amanece pero también se entiende que determinados trabajos parecen ser la puerta que cierran tal satisfacción.

Me ha parecido entender que has comenzado una nueva etapa en tu vida ¿Qué tal te van las cosas? Porque, por lo que yo sé, es un trabajo muy duro y una gran responsabilidad. Te deseo que te acompañe la buena suerte. La verdad, es que la suerte se hace con la dedicación y el trabajo y al resultado de ese trabajo duro, suelen algunas personas llamarlo suerte.

Ya me veo, como cliente tuya, disfrutando de la comida en tu restaurante. Pero, eso tardará algún tiempo: primero tendré que organizar el viaje.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Es estupendo poder disfrutar de esos amaneceres y atardeceres en tal entorno,en la playa,con el reflejo del sol en el mar,ect...Algunos paises viven
en una nube gris a cualquier hora del dia y apreciar esas puestas de sol es algo complicado,recuerda que tambien eres afortunada por esto y que es algo que siempre esta ahi,que no necesitas tener que abrir un restaurante para caer en la cuenta de.........