martes, 12 de abril de 2011

Reflexiones


A veces son tantas las ideas que rondan en tu cabeza, que a la hora de sacarlas se atropellan unas con otras y es imposible plasmarlas para que los demás las entiendan…. Como desde hace mucho tiempo entendí que era muy difícil que se me entendiese, no por la predisposición de los demás, sino por mi falta de comunicación, pues he decidido que aquí voy a hacer lo mismo. Intentare en este post explicarme en la medida que yo se, es decir poco, pero por lo menos sacare algo de lo que llevo dentro aunque sea un 0,01 por ciento. Cuando empecé este blog lo bautice con el nombre de Encontrar el camino, el camino hacia donde, con quien, para que?. Despues de un tiempo, pensé, primero tendre que encontrarme yo para encontrar el camino, durante mucho tiempo he ido divagando sin saber donde estaba el comienzo de ese camino, ahora solo tengo una cosa clara: el tiempo transcurrido no ha sido perdido, pensé que estaba perdiendo mi vida en balde, pero no, eso ha servido para conocerme un poco mas, y para conocer otras gentes que me han ayudado a hacer todo esto mas llevadero, además, una buena amiga siempre me ha dicho que lo importante no es la meta, sino el camino.

9 comentarios:

Franziska dijo...

Después de haber estado más de medio año en silencio, he vuelto a reincorporarme. Hoy he visto en el lateral tu blog con una entrada recién publicada. Te conocí a través de Carmen.

Sí, lo más importante es el camino y el modo en cómo avanzamos por él. Es importante que nuestro paso sea el que deja buenos recuerdos tras de sí, el que no va por la vida esperando hacer un negocio de la amistad sino el que es amigo sin sopesar cuánto le va a rentar esa amistad.

Bueno, espero que sigas escribiendo para encontrarte a tí misma o para encontrarte con los demás: tenemos que empezar por amarnos a nosotros mismos si queremos amar a los demás. Mientras yo siga con este tema de los blogs y si tú lo consideras oportuno, volveré a visitarte.

Un abrazo.

ma dijo...

Gracias Franziska por tus palabras, seguire escribiendo en la medida que el tiempo me lo permita, y sera un placer verte por aqui

carmen dijo...

No te creas que tus dudas son más diferentes que las de los demas... todos avanzamos a nuestro ritmo en la senda, con nuestros miedos e incertudumbres.

Pero tal vez lo más importante sea recordar las palabras de ANTONIO MACHADO... SE HACE CAMINO AL ANDAR, que el futuro no está grabado para nadie, que tú lo decides a cada paso mientras avanzas en el presente. Ese presente, que te recuerdo, es un REGALO (por eso se llama presente)

Caiste en la cuenta de que ese golpe de mano, ese gran cambio, ese giro radical... no podría llegar. Te diste cuenta por ti misma de que YA ESTÁS EN EL CAMINO, en tu camino! Qué no perdiste la senda, que ya la tenías, qué es muy válida, y qué seguirás CRECIENDO y dejando tus huellas...

Me gustan tus reflexiones, María! Creo que es estupendo que escribas, más a menudo te pediría. Y comparto en tu blog mis divagaciones sobre este tema tan apasionante y tan amplio.

Continuará

un sitio diferente

narizotas dijo...

Desde hace algún tiempo percibo que la vida, mi vida, es un lento declive interior y exterior hacia su final. Esto, dicho así, sería muy pesimista si no hubiera provocado otros pensamientos sobre los que tengo similar certeza. A saber, que lo que de verdad me gusta es querer a los demás y que, de vez en cuando, me devuelvan un poco de lo que ofrezco.

De ese voluntario esfuerzo y de sus consecuencias afectivas nace lo que soy, a lo que sé (de sabor), como si pelas una naranja y descubres su rico interior. Y como no me veo mucho más importante que una fruta soy incapaz de pelarme, cortarme o mondarme a mi mismo, salvo de risa.

Lo mejor que puede haber en mí hay que buscarlo en la mirada de quienes me quieren y a quienes amo, del mismo modo que lo más valioso que tu posees es nuestra entrañable forma de mirarte y las huellas de tus piececitos maltrechos caminando a nuestro lado hasta la entrada misma de nuestra alma. Lo puedes llamar camino o meta pero sin la necesidad de ti que despiertas en la gente no creo que llegaras siquiera a ser tú misma.

¿Cómo se hace eso de “quererse primero a uno mismo”?. ¿Te plantas ante el espejo y te dices “te quiero” sin que se te caiga la cara de vergüenza?. Creo que todo eso, además de tópico e impracticable, son eufemismos sicológicos que solo pueden ayudar cuando uno se encuentra abismalmente sol@ y en el fondo de un oscuro pozo.

No es tu caso: tu eres luz, abrazo, recodo, lazo y nada de lo que hagas, salvo desaparecer de nuestras vidas, puede cambiar la suerte de haberte conocido. Pese a las dificultades para comunicarte como quisieras, pese a tus incertidumbres y miedos, has sabido poner tus ojos de tal manera que al rozarse con los nuestros se besen y sonríen. Y eso, amiga mía, no tiene precio.

narizotas dijo...

Ya va siendo hora de coger el boli ¿No te parece?

ma dijo...

Si, va siendo hora. ha habido tantos cambios en mi vida en los ultimos meses que estoy intentando asimilarlos, cuando empiece a hacerlo empezare a intentar contarlos

narizotas dijo...

Once del once
del dos mil once, otra
María nace.

(Haiku japonés)

Anónimo dijo...

Votre billet de blog sur ma-encontrarelcamino.blogspot.ru offre les mêmes présenter comme une autre auteur de l'article mais je tout comme votre bien meilleure.

Steppenwolf dijo...

Hola, hace algún tiempo parece que no escribes, y pues que te puedo decir, te comprendo perfectamente, si hasta mi blog habla de lo mismo, pero solo una cosa, si lo buscas encuentras, y si no lo buscas, te encuentra aunque no te des cuenta.

Saludos.